domingo, 2 de octubre de 2011

Francisco de Quevedo, Rostro de blanca nieve, fondo en grajo

























Rostro de blanca nieve, fondo en grajo;
la tizne, presumida de ser ceja;
la piel, que está en un tris de ser pelleja;
la plata que se trueca ya en cascajo;

habla casi fregona de estropajo;
el aliño, imitado a la corneja;
tez que, con pringue y arrebol, semeja
clavel almidonado de gargajo.

En las guedejas, vuelto el oro orujo,
y ya merecedor de cola el ojo,
sin esperar más beso que el del brujo.

Dos colmillos comidos de gorgojo,
una boca con cámaras y pujo,
a la que rosa fue vuelven abrojo.







R

1 comentario:

  1. Es el más grande.

    Al menos para mí.

    Gracias.

    Un abrazo

    SIL

    ResponderEliminar